Cuidar la salud bucodental entre los propósitos de Año Nuevo

Después de Navidad, son muchos los pacientes que acuden a las clínicas con problemas dentales. Los dulces más duros pueden dañar el esmalte, fracturar los dientes o hacer saltar los empastes. Además, los alimentos que contienen azúcar hacen proliferar las bacterias que originan la caries.

Os proponemos, igual que la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO), 10 claves para incluir la mejora de la salud bucodental entre los buenos propósitos de 2018:

  • Mejorar la higiene bucodental, es recomendable que por la noche se complemente el cepillado con seda dental, cepillos interdentales o con la ayuda de un irrigador. El cepillo debe cambiarse cada 3 meses, o si las cerdas no se mantienen en buen estado. Si comes fuera de casa y te has olvidado el kit dental puedes masticar chicle sin azúcar (si no llevas brackets) o morder una manzana para que limpie la superficie de los dientes.
  • Cuida tu alimentación: Una alimentación equilibrada, así como beber suficiente agua,nos ayudará a mantener nuestra salud oral. Nuestros mejores aliados son las frutas y verduras frescas (como la zanahoria y el apio), que aportan muchos nutrientes y ayudan en la higiene oral. Reduce la ingesta de azúcar, ya que su consumo altera los niveles de bacterias presentes en la boca y aumentan el riesgo de desarrollar caries. Evita las bebidas azucaradas, carbonatadas o ácidas que dañan el esmalte. Procura consumir alimentos ricos en calcio, proteínas, flúor y vitaminas A, C, D y K.
  •  Elude los alimentos y bebidas ácidas que dañan el esmalte dental. Si los ingieres espera una media hora antes de cepillarlos, ya que el esmalte necesita un periodo de tiempo para recuperarse y volver a sus parámetros normales. Si cepillamos los dientes en ese momento, en vez de beneficiar la salud bucodental, acentuaremos esa erosión.
  • Reduce la ingesta de alcohol: Si vas a consumir alcohol es mejor optar por el vino tinto, ya que el vino blanco y el cava o champagne, son más dañinos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.
  •  Evita bebidas como el café o el té(oscurecen el esmalte dental) y elimina el tabaco,  que provoca un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente. El tabaco es un factor de riesgo para las enfermedades periodontales (de las encías) y ciertos tipos de cáncer. Además, tiñe y afea el aspecto de las piezas dentales.
  • Si practicas deportes de contacto usa protectores bucales para evitar fracturas dentales.
  • Realiza revisiones odontológicas periódicas mínimo una vez al año. De este modo se puede diagnosticar a tiempo cualquier problema y tratarlo de una forma más sencilla.
  • Si tienes niños recuerda que la primera revisión de ortodoncia debe realizarse a los 6 años para corroborar que el desarrollo de la boca se está produciendo correctamente, sobre todo de cara a la prevención de las maloclusiones en la edad adulta.
  • Mantén los dientes bien alineados, nivelados y ordenados, y las encías sanas. Consulta a un ortodoncista si no es así, ya que, cuando existe malposición dental, o el tiempo u otras circunstancias hacen que se muevan, es recomendable recurrir a un tratamiento de ortodoncia en manos de un especialista para lograr una sonrisa bonita y sana. Si te estás sometiendo a un tratamiento ortodóncico no olvides que la colaboración del paciente es primordial para lograr los objetivos planteados en el menor tiempo posible.
  • Si ya has terminado tu tratamiento de ortodoncia no olvides las retenciones y acudir a las revisiones que te indique el especialista. Los retenedores son fundamentales para mantener los resultados de la ortodoncia en el tiempo, ya que los dientes se mueven durante toda la vida.

Recuerda que una buena salud oral repercute positivamente en la salud del organismo, ya que muchas de las enfermedades bucales comparten factores de riesgo con ciertos tipos de cáncer, patologías cardiovasculares, diabetes o enfermedades respiratorias.