¿Qué hacer si un niño se da un golpe en la boca y se le cae el diente definitivo?

Los dentistas deben estar preparados para poder informar a los pacientes sobre los primeros auxilios en casos de dientes avulsionados. Un diente permanente avulsionado es una de las pocas situaciones reales de emergencia en odontología. Los pacientes mediante los profesionales de la salud deberían recibir información de cómo proceder ante estos graves traumatismos inesperados.

 Es muy frecuente que los niños, debido a su actividad física, puedan recibir golpes o traumatismo en la boca que afecten tanto a sus dientes de leche como a los permanentes.

La avulsión dentaria se da cuando un diente, conservando su integridad, sale de su alojamiento en el hueso debido a un traumatismo; es decir, el diente sale completamente de su alveolo.

 

Primeros auxilios para el paciente con avulsión dentaria.

  1. Asegurarse de que el diente avulsionado es un diente permanente ya que los dientes temporales no deben ser reimplantados.
  2. Mantener al paciente en calma.
  3. Buscar el diente y cogerlo por la parte de la corona, evitar tocar la raíz. Este paso en muy importante, ya que existen células en la raíz (células de ligamento periodontal) que deben mantenerse vivas para garantizar que una vez reimplantado el diente, el tratamiento sea exitoso.
  4. Si el diente está sucio dejar correr el agua del grifo durante 10 segundos, procurando no tocar la raíz.
  5. Poner el diente en un medio de conservación adecuado (vaso de leche, suero o en su pròpia saliva). Evítese guardarlo en agua.
  6. Acudir de inmediato a un centro donde puedan recibir tratamiento dental de urgencia.

Instrucciones para el paciente o los padres.

Una buena cicatrización después de una lesión en los dientes y tejidos orales depende, en gran parte, de una buena higiene oral. Es importante que los padres entiendan la importancia de una higiene correcta para el buen pronóstico del diente traumatizado. Para prevenir la acumulación de placa y restos alimenticios se sugiere cepillar los dientes con un cepillo suave después de cada comida y enjuagarse con clorhexidina 0.1% dos veces al día durante dos semanas.

Ante la aparición de posibles complicaciones como abscesos, fístulas o cambios de coloración el paciente debe ser visto, lo antes posible, por su odontopediatra.

 

Seguimiento.

Es importante el seguimiento del paciente que ha sufrido un traumatismo hasta que el diente permanente haya erupcionado, por lo que es importante seguir las indicaciones del odontopediatra.

En primer lugar, se realizará un primer control donde se podrá apreciar la cicatrización de las lesiones mucosas y practicará un examen clínico. En las lesiones del ligamento periodontal, se llevará a cabo un nuevo control para comprobar que no exista movilidad y que el diente se haya reposicionado.